26 mayo 2010

Retratos


Me gusta rodearme de recuerdos, de igual modo que no vendo mis trajes viejos. A veces subo a verlos al desván donde los guardo y recuerdo los tiempos en que aún estaban nuevos y en todas las cosas que hice cuando los llevaba.
Gustave Flaubert

10 comentarios:

SUREANDO dijo...

Soberbia entrada, me ha fascinado.
Tengo una guardada que habla de brocados y terciopelos.
Un abrazo
Beatriz

Cris dijo...

El valor de un recuerdo...las sensaciones que reviven.... Cuanto más sencillo e intimo más profundas.
Me gusta tu blog.

Un saludo
Cristina

Odel dijo...

Los brocados siempre atraen son preciosos Beatriz.

Que hariamos nosotros sin recuerdos, buenos o malos forman parte de nuestra vida Cris

Fernando Santos (Chana) dijo...

Olá Odel, bela fotografia que contem muitas recordações....Espectacular....
Um abraço

montse dijo...

Una imagen hecha a la medida para acompañar la cita de Flaubert.
Qué minuciosa es tu tarea de saber encajar, tan bien, la imagen, con las palabras y la música.
Un abrazo.

Odel dijo...

Si montse pero a veces cesta ligalo todo

Elvira dijo...

Pues yo prefiero hacer limpieza de recuerdos, objetos y nostalgias de vez en cuando. Me aligera y me permite reinventarme un poco, en vez de ir siempre con el mismo lastre en las espaldas. Creo que el pasado, por bueno que haya sido, acaba siendo lastre si estamos demasiado sujetos a él.

Muy buena entrada, Odel. Un beso

Maria Rosa dijo...

No desprenderse de los recuerdos es querer seguir viviendo nuestra anterior vida y eso es bueno, al menos para mi. Creo que sin recuerdos nuestra vida seria distinta y mucho mas pobre. Yo tambien guardo aquello que me alegra haber vivido. Preciosa foto de retratos. Un beso.

Ramon dijo...

Esta presentación tuya de hoy me ha llevado automáticamente a la canción de Serrat "Aquellas pequeñas cosas".
La potencia que tienen los viejos objetos que han vivido con nosotros para llevarnos al pasado es fascinants.

PIZARR dijo...

Algo debo de tener yo de Flaubert, porque me ocurre igual y mira que llevo tiempo trabajando en ello, en el desapego de cosas materiales, para conservar tan solo lo interior... pero me cuesta, es como si al eliminar cada uno de los objetos materiales, el recuerdo se diluyese un poco y por eso me cuesta.

Para nada hablo de cosas de valor...

Un placer recorrer hoy tu espacio

Un abrazo